ATAQUE DE HAMBURGUESAS

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA EL OMNICANAL EN PERÚ?
octubre 23, 2019
 

¿Sabes que nuestro cerebro se conecta mejor con lo prohibido para el ser humano?

Líneas más abajo te voy a contar un ejemplo de Marketing, donde el gasto fue “0” en su campaña de lanzamiento.

Siempre escuchamos, en el mundo de la publicidad, que una campaña es exitosa si cuenta una historia generando emociones en el ser humano.

Quiero contarte una historia de un emprendedor en EE. UU., que realizó su tesis de Marketing sobre el tema: “Entrenamiento Físico”, llegando a identificar un nicho interesante cuando detectó que muchísimos clientes abandonaban la dieta alimenticia.

Así nació “HEART ATTACK GRILL” o, traducido literalmente, PARRILLA DE INFARTO. Un local que está en Las Vegas, que abrió en el año 2015, donde el concepto era servir “Pornografía Nutricional”. O sea, comida con altas dosis de calorías. Pero lo novedoso de esto fue más allá, las meseras estaban vestidas de enfermeras y los clientes de pacientes. Y, obvio, los nombres de la carta estaban relacionados también al concepto del restaurante, como, por ejemplo: Hamburguesa triple bypass, o enfermera rubia, morena etc.

¿Pero por qué tuvo tanto éxito este concepto, si tuvo cero inversión en publicidad?

De acuerdo con el psicólogo inglés Michael Belint, “la diversión de probar el lado oscuro” o el gusto por lo prohibido responde a lo que se denomina como miedo consciente, que no es doloroso como el que se experimenta frente a una amenaza, sino más bien una sensación placentera porque somos responsables de dicha atracción y la podemos controlar. (dato: www.salud180.com)

El cerebro reacciona más rápido a lo prohibido.

Por ello, arma tu estrategia de marketing de tal manera que, dentro de ella, siempre estés disparando a las emociones de tu público objetivo. Acuérdate, el consumidor o el usuario busca productos o servicios que satisfaga sus necesidades.

Si te gustó esta información, sígueme en mis redes sociales como @yeseniaseguran y descubre más tips.

Yesenia Segura Neyra

Comments are closed.